Formación interna a través de Realidad Virtual

Publicado el Categorías: Sin categorizar

Los cazatalentos, headhunters, los departamentos de recursos humanos… Quizá la cara menos visible del ámbito laboral, pero también la que vertebra su columna, mantienen siempre un ojo puesto en las nuevas tecnologías. Y, no podía ser de otro modo, están abriéndose (y hasta rindiéndose) a la realidad virtual, aprovechando cada vez mejor sus recursos.

 

Hace unos meses analizábamos las ventajas de aplicar la VR a la educación (podéis leerlo aquí). En aquella entrada hablábamos de cómo  las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) –y más concretamente la VR– podían aplicarse en el sector educativo. Hoy vamos a centrarnos y a profundizar en el ámbito empresarial, su formación interna o de empleados, así como en la selección de personal.

 

Como ya sabemos, las principales ventajas de aplicar la realidad virtual a los procesos educativos son:

 

  • Ruptura de barreras físicas.
  • Seguimiento exhaustivo y preciso de evaluación y resultados.
  • Creación de entornos inmersivos.
  • Gamificación.
  • Adaptación a nuevos modelos educativos y sociales.
  • Experimentar y simular es la mejor forma de aprender.

 

Estas ventajas también se aplican a la formación interna. De hecho, en realidad son beneficios que ofrece la realidad virtual generalmente, pero que queremos señalar como mejoras prácticas a la hora de enseñar y aprender.

 

Ahora bien, en el ámbito laboral, en la mejora, evaluación o selección de personal, podemos señalar otras ventajas ligadas a la realidad virtual (y también a la realidad aumentada). Veamos algunos beneficios y también varios ejemplos.

 

  • Prevención de riesgos laborales.

Gracias a la realidad virtual las empresas son capaces de analizar y evaluar con minuciosidad los riesgos específicos propios de su sector, así como la repercusión sobre su plantilla, que podrá ensayar, simular y estudiar sus tareas en entornos virtuales, sin  costes ni riesgos para el personal, instalaciones o materiales. Además de reducir los riesgos durante el entrenamiento en entornos virtuales, reduce la posibilidad de accidente cuando la plantilla pase a realizar las tareas en el escenario real.

 

  • Selección más realista.

Encontrar un candidato idóneo en ocasiones es complicado cuando todo se limita a un currículo, una entrevista o una prueba en grupo. Ahora imaginemos que, gracias a la VR, podemos colocar al mismo candidato en la situación específica que queramos y en el lugar físico que hayamos diseñado (que puede coincidir con su futuro ambiente de trabajo o puede ser otro, incluso completamente fantástico). De este modo se puede conocer la repuesta precisa del candidato en una hipotética situación realista, estudiando sus puntos fuertes y débiles.

 

  • Feedback más completo.

En ocasiones se pasa por alto que cuando se hace una evaluación para un nuevo puesto, no es solo la empresa la que pone a prueba al candidato, sino que el candidato también estudia la oferta y evalúa si esta se adapta a su objetivo. Con ayuda de la realidad virtual, la precisión con que el candidato se acerca a su futuro desempeño, es más precisa.

 

  • Reducción de costes.

El ahorro puede ser significativo. Poder generar virtualmente mundos realistas y situaciones o entornos precisos y complejos… En particular cuando es conveniente realizar simulaciones realistas o peligrosas.

 

  • Visitas virtuales.

Es una tendencia cada vez mayor que las firmas comerciales ofrezcan visitas guiadas virtuales (aquí os hablamos de algunas de ellas) para conocer sus instalaciones, fomentando así el espíritu de su marca. Sin embargo, ofrecer una visita virtual interdepartamental es también una oportunidad para dar la bienvenida a nuevos compañeros o un modo más humano y original de presentar las instalaciones y empleados.

 

Walmart comenzó a hacer uso de la realidad virtual desde el pasado año, lanzando un programa piloto para entrenar y mediar diferentes habilidades de sus empleados. Gracias a la VR, la cadena estadounidense de almacenes pretende estudiar las aptitudes de sus trabajadores, incluso evaluando sus posibilidades para ocupar cargos intermedios. Ofreciendo la posibilidad también de estudiar mejoras o cambios de responsabilidad y puesto. La realidad virtual permite que sitúen a los empleados en condiciones muy concretas, algunas de ellas altamente estresantes, para conocer sus reacciones, toma de decisiones o diversas habilidades interpersonales.

 

El espíritu del Coronel Sanders (ya saben: el rey del pollo frito) se pasea frente a ti para retarte en una situación muy particular y hasta surrealista. The Hard Way es una escape room disponible ahora para el público, pero ideada en principio para que los empleados de KFC se entrenaran en el arte de freír pollos. En este curioso caso la compañía de comida rápida gamifica la formación, dividiéndola en cinco pasos (fases), cuyo fin no es otro que poder escapar de la cocina sano y salvo.  En procesos gamificados, como este, es posible identificar con mayor precisión las habilidades de los empleados o candidatos (podéis leer aquí más sobre gamificación).

 

Jameson puso en práctica la formación interna a través de la realidad virtual. En esta ocasión la compañía licorera afirma estar huyendo de los cursos tradicionales, donde los empleados acostumbran a aburrirse viendo películas o presentaciones al uso. Para ellos, el uso de herramientas inmersivas y entornos virtuales en 360o ofrecen un valor añadido a su propia plantilla, animando a aprender y retener con mayor efectividad. En la herramienta de Jameson los empleados trabajan principalmente la empatía, conociendo los gustos, hábitos y estilo de vida de su propio público objetivo.

 

Johnson & Johnson Institute es un centro de educación médica que facilita entrenamiento en diferentes procesos innovadores. Lo que ha llevado a desarrollar diversos proyectos en realidad virtual para cirujanos y enfermeras, comenzando por módulos de cirugía ortopédica. Johnson & Johnson Institute presume de que así apuesta por un claro ahorro económico y acelera el aprendizaje de su personal. Destacan, además, que es un modelo que permite a cada cirujano o enfermera decidir su ritmo y elegir o repetir los procesos y procedimientos que desee cada uno. Este entrenamiento en realidad virtual lo recomienda hasta un 90 % de los encuestados en un estudio del propio instituto (aquí podéis leer sobre las posibilidades de la VR en el sector médico).

 

La industria militar o las fuerzas de seguridad siempre se han colocado a la vanguardia de los adelantos tecnológicos. Y en un entorno donde se dan situaciones cruciales y sumamente peligrosas, es sencillo encontrar los beneficios de la realidad virtual. El Departamento de Policía de Nueva York (EE.UU.) ha desarrollado un programa piloto que servirá para evaluar si extender la experiencia a los demás cuerpos policiales del país. Gracias a la VR experimentan situaciones peligrosas y monitorizan cada una de las reacciones, estudiando los resultados. Gracias al big data es posible analizar situaciones potencialmente parecidas en la vida real, aplicando estrategias ya conocidas. Un entrenamiento que ya se lleva utilizando en España desde hace años, como es el caso del Cuerpo de Policía de Valladolid.

 

El cuerpo de bomberos (y, en general, cualquier servicio de emergencias) también encuentra en la realidad virtual una herramienta bastante efectiva, gracias a la capacidad de analizar los procesos de riesgo y entrenar sus respuestas, siempre buscando ser más efectivos. Es el caso del Servicio de Bomberos y Rescate de Nottinghamshire (Inglaterra), desde donde afirman que la cantidad de incidentes ha disminuido desde el uso de esta novedosa aplicación.

 

Como vemos, son muchos los usos y enfoques que se pueden dar a la enseñanza y aprendizaje a través de la realidad virtual en el sector empresarial. Tantos como sectores donde se aplique, tantos como logre imaginar el entrevistador de candidatos, tantos como desee el formador…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *