Moda_tendencias_realidadVirtual

Moda, tendencias y Realidad Virtual

Publicado el Categorías: Realidad virtual

 

Moda: lucha eterna entre tradición e innovación. Fijémonos en su modo de redescubrir su sector y encabezar la vanguardia del estilismo. Entonces nos será fácil imaginar cómo integran realidad virtual o realidad aumentada en el territorio textil. Algo cada vez más habitual en presentaciones, desfiles o colecciones.

Ya hemos hablado del espejo mágico o de la experiencia de La Frontera con Tommy Hilfiger y Calvin Klein en la Gala PVH. Y seguro que podemos imaginar las posibilidades inmersivas, las piezas de making of, las visitas virtuales para conocer la marca, sus talleres… Pero, tras esta ideas se esconden algunas razones que explican por qué el textil está acertando cuando trata de relacionarse con el mercado a través de la realidad extendida. Estos son algunos de sus aciertos:

Conexión entre marca y mercado: es uno de los principales objetivos para ganarse la lealtad del público. Ya hemos hablado de cómo la VR precisamente ayuda a establecer esa conexión (ver La Realidad Virtual aplicada al marketing), explotando los nexos de unión entre marca y consumidor, y yendo más allá que ninguna otra herramienta. En concreto, si lo llevamos al mundo de la moda, la máquina de la empatía se transforma en la máquina de la lealtad a la marca.

Es lo que hace John Galliano con Artisanal (AW 2018), colección para Masion Margiela. Donde da un uso diferente a la realidad virtual, tomándola como fuente de inspiración. Porque, ¿acaso no mola mucho una persona «vistiendo» unas gafas de VR? En Artisanal (AW 2018), colección para mujeres «nativas neo-digitales», el diseñador gibraltareño reflexiona sobre los ritmos de vida y la conexión constante, utilizando algunos elementos tecnológicos, como tejidos que se transforman al ser fotografiados, o gafas de realidad virtual, y hasta pantallas integradas en las prendas retransmitiendo el desfile en directo.

Por su parte Balmain partió de su tienda de Milán para viajar por todo el mundo. My city of lights es una experiencia inmersiva de cinco minutos en VR, donde Olivier Rousteing (director artístico de la firma) guía al usuario en un viaje a través de diferentes entornos parisinos inspiradores de su obra. Un concepto abstracto y revelador que logra la fusión del consumidor con el lujo de la marca.

Mercado emergente: según un estudio de IDTechEx, en 2019 el mercado de la tecnología weareable ya asciende a 50 000 millones de dólares (más del doble que la cifra de 2014). Y la estimación a futuro sigue creciendo, algo que no se le escapa a la industria textil. Según una encuesta de Gartner, en 2020 ya habrá cien millones de consumidores comprando a través de AR.

Democratización: probarnos determinadas prendas con las que antes solo soñábamos se ha convertido en una posibilidad al alcance de cualquiera. Solo hace falta un teléfono móvil. La realidad aumentada se ocupa del resto. Se están generando aplicaciones extremadamente realistas para vernos dentro de las prendas, e incluso como modelos de pasarela. Eso sí, es posible que comprar la ropa física siga siendo un sueño…

Uno de tantos ejemplos lo ofrece Gucci, con una aplicación para realidad aumentada que permite probar su calzado.

Pero si se trata de aprovechar cada una de las ventajas de la realidad extendida, debemos fijarnos en Gucci Hallucination, una impresionante campaña 360o que la firma italiana llevó a tiendas, escaparates o a páginas publicitarias, a través de realidad aumentada y realidad virtual. El artista Ignasi Monreal fue el encargado de presentar algunas de sus obras a través de una película. Obras que en el cortometraje se revelan como literalmente inmersivas. Estas creaciones animadas destacaban también en los escaparates interactivos de sus tiendas. Además, el recibo de compra resultaba la puerta de acceso a las obras de Monreal, que, a imitación de la película, se transformaban en una experiencia de VR en 360o. Finalmente, los anuncios para prensa escrita eran escaneables, mostrando diferentes efectos en realidad aumentada.

Probador virtual: la posibilidad de vernos con las prendas no solo se aplica a firmas inalcanzables. También es una herramienta cada vez más utilizada por las tiendas, para probar ropa o maquillaje antes de comprar. Cómodamente ¡y sin salir de casa! (si no quieres). Además, las tiendas virtuales ofrecen consejos personalizados para los clientes gracias a la inteligencia artificial. Y personalizados significa justo eso: recomendaciones solo para el cliente, en función de sus gustos o de su propio físico.

Numerosos escaparates de Zara sorprendieron quedando vacíos en lo que resultó un experimento piloto. En ciento veinte flagships de todo el mundo, un único cartel en el escaparate decía «Shop the look in augmented reality». El público, impresionado ante el mensaje minimalista, se veía tentado a descargar la aplicación Zara AR. Luego, las modelos virtuales (Léa Julian y Fran Summer) cobraban vida a escala real en el mismo escaparate y en los puntos señalados del interior de la tienda, vistiendo diseños de la Colección Studio Zara (diseños que podían adquirirse a través de la aplicación o en las mismas tiendas). Para conseguir el nivel de calidad deseado, el rodaje se llevó a cabo con sesenta y ocho cámaras en el que aseguran ha sido uno de los mayores despliegues de rodaje de este tipo hasta la fecha.

 El espacio no es barrera: La VR supone una ruptura con el espacio. De modo que podemos situarnos en lugares inalcanzables o traer dichos lugares a nuestro lado. Así que, ¿qué tal darse un paseo por un desfile al otro lado del mundo? Un desfile en directo o en diferido, donde el usuario podrá sentarse en primera fila o compartir la experiencia con otros asistentes. ¿Y qué tal un desfile virtual? ¿Y  poder dirigir al modelo al lugar que desees? Todo esto ya es posible…

Aunque a día de hoy es muy extraño que una marca no haya experimentado ya su propia relación con la VR, quizá son las firmas pequeñas o emergentes aquellas que están atreviéndose a innovar y explotar su potencial de modo más original y arriesgado. Ya que estas son las que tradicionalmente conectan mejor con compañías tecnológicas y se alejan de estándares que consideran caducos. Según Matthew Drinkwater, director de FIA (Fashion Innovation Agency) de la Universidad de Londres, «estamos al comienzo de lo que será un proceso transformador para la forma en que las personas consumen y experimentan la moda». De hecho, entre los últimos proyectos destacados de FIA: prendas tridimensionales, transformación de usuario en avatar 3D para probar prendas o para convertirse en modelo…, siempre al amparo de la realidad mixta, la robótica o la inteligencia artificial.

La llegada del 5G ha facilitado que las experiencias virtuales cobren una nueva dimensión. En la pasada edición de febrero de la Semana de la Moda de Londres pudimos disfrutar de una impactante experiencia en realidad mixta para la que hizo falta sincronizar de forma milimétrica espectáculo y modelos. Fue la primera pasarela en MR 5G del mundo, de la mano de Three y Magic Leap One, en colaboración con la prestigiosa escuela de arte Central Saint Martins.

En palabras del diseñador Gerrit Jacob fusionar tecnología de realidad mixta y 5G es todo un honor. Connie Harrison (directora de experiencias inmersivas y productora del evento) añade que la posibilidad de jugar con los efectos digitales trayéndolos a nuestro mundo y en tiempo real, es tan impactante y novedoso que logra emocionar al gran público, pues nunca antes se ha visto nada parecido.

Como vemos, las universidades están trabajando intensamente en el campo virtual, como si de laboratorios tecnológicos se tratase. No es el único ejemplo. Sin movernos de la Semana de la Moda de Londres, veamos ahora qué novedades trajo en forma de realidad aumentada. FIA presentó las colecciones seleccionadas de los graduados del máster del London College of Fashion. El día antes de inaugurarse la Semana de la Moda, espectadores de todo el mundo pudieron disfrutar simultáneamente de un peculiar «desfile» en tiempo real. A diferencia de otras experiencias en las que el contenido está grabado, en esta ocasión se usó un fondo croma para que los espectadores colocaran a los modelos en el lugar que desearan y en tiempo real.

Casi como un experimento a puerta cerrada (y como experiencia-espectáculo, ya que no era un desfile abierto al público), este evento ha servido para dar un toque de atención a firmas y diseñadores de todo el mundo, que ven (de nuevo) en la realidad aumentada una posibilidad que ya se imagina como infinita. En esta ocasión, para las retransmisiones en vivo.

Vivir la ropa: poder personalizar la prenda realizando diferentes combinatorias antes de su compra, customizando detalles sobre tu propio cuerpo para realizar creaciones únicas. Y hablando de vivir la ropa, ¿imagináis crear ropa «viviente»? Hay marcas que ya están experimentando esta idea utilizando la AR para generar animaciones o diferentes efectos sobre sus prendas.

En este curioso ejemplo Vetements recupera la idea que popularizó Pokémon Go, cuando las calles se llenaron de gente apuntando a lugares insospechados en busca de pequeños seres que solo vivían en sus móviles. En este caso, la firma francesa utiliza la realidad aumentada para dar vida a algunos de sus diseños. Así, cuando escaneas esta prenda, el dibujo se anima y el texto se traduce.

Observando con atención todo lo que se viene haciendo, es complicado imaginar dónde están los límites de la fusión de la realidad virtual y el mundo de la moda. De hecho, no parece que esta novedosa relación siquiera tenga límites. Lo que sí podemos contrastar es que la visión comercial de las marcas ya va ligada a la realidad extendida. Y así seguirá siendo mientras su espíritu innovador siga imaginando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *